Una de las frases que quizás mas me haya repetido mi padre (y que todavia sigue haciendo hoy en dia) es aquello de “hija, nadie da duros a pesetas”. El refrán viene como anillo al dedo para ilustrar este artículo y es que hoy queridos amigos voy a hablaros acerca de las bondades y las maldades de internet y la increible mania que tiene todo el mundo de encontrar la ganga de turno y por supuesto vanagloriarse con todos los demás de lo listo y habil que es uno por encontrar cosas asi. Estaria bien recordar que los chollos y las gangas tanto de internet como de cualquier otro medio siempre tienen aquello de la letra pequeña (que refranera estoy hoy, por dios). Y es que uno de los principios de cualquier comercio (y la mayoria de sitios web de internet son como tiendas virtuales) es eso de sumar tu margen para hacer negocio y obtener un rédito o beneficio.

Por tanto cuando entres en alguna web donde todo parezca tan bonito y sientas la tentación de aprovecharte cuanto antes de esa increible oferta como si fuera un error de alguien que no tardara en corregir, desconfia porque seguro que en algún lado está la trampa. Y es que rara ves las gangas de internet son tales. Es evidente que si un articulo, que sabes que cuesta mas dinero del que vale la ganga de turno que has encontrado, tiene ese precio es porque a lo largo de la cadena de montaje y comercio algo ha fallado y se ha ahorrado en costes que luego inciden de manera frontal en la calidad del producto final. Es como navegar en internet buscando sexo gratis https://www.videosdemadurasx.com/sexofuerte/ (si, alguna vez lo hago, soy humana y tengo mis necesidades). Cuesta muchisimo encontrar un sitio web de calidad y cuando lo encuentras rápidamente lo agregas a favoritos porque piensas que has dado con la gallina de los huevos de oro. Cuando en realidad el beneficio de estas páginas está en la publicidad que ofrecen (hablamos de las webs de calidad, claro, las que comprometen al usuario con mil perrerias serian perfectas para relacionar de nuevo esto de las falsas gangas de internet).

Lo dicho, debemos de andar despiertos en la red y dejarnos guiar por ese instinto de calidad que todos los adictos a la red acabamos desarrollando de forma innata. Hasta pronto!